News

Qué Hacer Si El Inquilino Deja De Pagar El Alquiler

¿Qué hacer si el inquilino deja de pagar el Alquiler?

Sin duda uno de los temores más extendidos por arrendatarios es el miedo a que sus inquilinos no paguen el alquiler, pues además de no percibir la/s mensualidad/es pertinentes, también existe cierto desconocimiento acerca de qué hacer en estos hipotéticos casos.

A continuación vamos a exponer como sería una acción correcta ante un posible impago por parte del inquilino de una vivienda.

Antes de todo, lo más importante es prevenir el problema cobrando un mes de fianza o haciéndole firmar un aval bancario o personal.

Lo primero de todo es establecer una comunicación bidireccional tan pronto como ocurra el primer impago, pues este puede ser debido simplemente a un retraso (hay que tener en cuenta si los meses anteriores los ha pagado regularmente) o por contra puede ser la primera piedra de contacto con un moroso. Incluso en el primer caso, si existe la confianza suficiente se puede llegar a firmar con el arrendado un anexo en el que se rebaje temporalmente el alquiler.

Más preocupante es el caso de que exista alevosía o poca intención de pagar el alquiler. En este caso se ha de enviar un burofax (a ser posible con la firma de un notario) al arrendado con certificado de texto y acuse de recibo donde se le dé al inquilino un plazo concreto para ponerse al día con las deudas acumuladas y donde se le advierta que se emprenderán acciones legales contra su persona en caso de no saldar la deuda.

En este burofax se puede proponer la idea de que el inquilino liquide totalmente la deuda con el fin principal de que abandone el piso, haciendo que de esta forma no sea necesario llegar nunca a los tribunales, solución larga, incómoda para todas las partes y donde lo más probable es que al arrendatario le toque perdonar parte de la deuda al arrendado. Incluso es posible que como parte perjudicada, al arrendatario le toque asumir parcial o totalmente las costas del juicio.

Ojo, no es del todo correcto emprender acciones legales sin haber enviado previamente el burofax ya que con el burofax entregado, el inquilino jamás podrá oponerse al desahucio. Si se envía el burofax, el arrendado tiene un plazo de un mes para saldar su deuda y para que no se tomen medidas legales contra su persona.

En el supuesto de que se acuda a la justicia hay que saber que el arrendatario puede parar una vez el desahucio pagando, y si una vez ha sido interpuesta la demanda de desahucio el inquilino paga el arrendamiento puede continuar. en el hipotético caso de que el arrendado deje de pagar por segunda vez, no existiría la posibilidad de parar el nuevo desahucio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *